Opinión

Tu imagen en la construcción de la percepción

P-e-r-c-e-p-c-i-ó-n; es así como se genera la primera idea sobre un individuo; tal como se repasa en la frase que dice: “la primer impresión es la que cuenta”. Y entonces preguntémonos: ¿Cómo logramos comunicar una buena impresión?, en la lógica que todo lo que hacemos comunica, sobre todo y más improtante en “el lenguaje no verbal.”

Actualmente en plena era de la información, únicamente se necesitan de 30 segundos para formar una imagen de alguien, o simplemente para conectar con su atención; y de esta forma comunicarnos de manera más asertiva. No olvidemos que vivimos en un mundo competitivo, y en los negocios no es la excepción, un buen acuerdo se construye desde el primer mensaje que enviamos.

En el sector empresarial, como en el público, hoy en día existen líderes de opinión que deben contemplar que una buena imagen pública es un aliado a su personalidad y que se debe de invertir para mejorarla. No solo en un tema  precisamente monetario; si no en cuestión de tiempo, actitud, buenas maneras, puntualidad, pulcritud, entre otros.

Desarrollar diversas reglas de etiqueta y urbanidad nos ayudarán a mejorar nuestras conductas y poder relacionarnos de manera más cordial y respetuosa con nuestros interlocutores, fusionando de esta manera un concepto de fondo y forma donde el lenguaje no verbal, se mezcla con lo que decimos, y hace ritmo con lo que proyectamos.

En idioma coloquial la forma te permite que te dejen a entrar, el fondo te da la seguridad de que te vuelvan a invitar.

Así que te invito a cuidar los siguientes aspectos de una comunicación no verbal:

Contacto visual: Dentro de una negociación o charla debes proyectar confianza, así que el contacto visual tiene que ser permanente. 

Aseo personal: Aunque ya debe formar parte de nuestra rutina es de vital importancia cuidar la limpieza de nuestro cuerpo además de que transmite buena salud, y la falta de higiene no pasa desapercibida.

La ropa: Indispensable portar una vestimenta pulcra, así como adecuada para cada ocasión y la talla correcta, para el ambiente laborar debe ser un estilo ejecutivo es decir “Si un médico se viste para ser médico, un profesional se viste para ser profesional”. Es simple se debe llevar el atuendo de acuerdo al mensaje que quiero enviar.

Actitud: Se genera desde que el primer instante en que nos despertamos y es que una buena actitud se contagia, así que sonríe porque al fin del día es gratis.

La imagen pública se compone por diversos elementos, se base en la imagen personal y con base en ella lo vamos proyectando al interactuar en los diversos escenarios de la vida cotidiana, es por ello suele ser una herramienta para poder alcanzar el éxito.

El saber cómo conducirnos, dentro de nuestra casa o fuera de ésta, afianza nuestra posición en sociedad y en el mundo moderno donde nos desenvolvemos, permitiéndonos ofrecer a la sociedad una “carta de presentación” que todos habrán de admirar alrededor de nosotros. 

Carreño, 2014
Anabell Saldaña, Asesora en Protocolo e Imagen
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar