Nacional

Cerrar la brecha de género podría representar importantes beneficios para la economía mexicana.

“La paridad de género es fundamental para que las economías y las sociedades prosperen, incentivar la participación laboral femenina representa una herramienta única para el desarrollo social y económico de los países”, señala el estudio de McKinsey & Company, Women Matter MX.

De acuerdo con los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la tasa de participación laboral femenina en México es la segunda más baja después de Turquía. Pese a que el 45% de los graduados universitarios mexicanos a nivel licenciatura son mujeres, las mujeres continúan subrepresentadas en todos los niveles de las organizaciones.

“Está demostrado que las empresas con una mayor representación de mujeres en altos niveles de liderazgo y Comités Ejecutivos tienen un mejor desempeño financiero y mejores índices de salud organizativa, con más y mejor comunicación, desarrollo de personal, menor rotación, mejor manejo de expectativas e incentivos, y la presencia de liderazgo inspiracional.

Hay tres consideraciones principales para cerrar la brecha de género:

1) Aumentar las tasas de participación laboral de las mujeres.

2) Aumentar el número de horas de trabajo de las mujeres, ya que las mujeres tienen en mayor medida trabajos de tiempo parcial que los hombres.

3) Redirigir mujeres a sectores de mayor productividad ya que están sobrerrepresentadas en sectores de productividad más baja, como lo son la agricultura, y subrepresentadas en sectores de alta productividad como el sector de servicios.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba