Nacional

¿Qué pasa con mi trabajo durante la emergencia sanitaria?

Con la propagación del coronavirus no solo hay problemas de salud, también preocupaciones laborales. Las medidas anunciadas por el Gobierno Federal de suspensión de labores no esenciales generan incertidumbre.

La declaratoria de emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor, que se aplicará del 30 de marzo al 30 de abril, es una medida sin precedentes, pues la «declaratoria de contingencia sanitaria» es la única opción que contempla la Ley Federal del Trabajo (LFT) ante estas eventualidades de salud.

«Lo que se anunció se aparta de la declaratoria de contingencia sanitaria y se busca que todos nos vayamos a nuestras casas y que en los momentos donde no hacemos actividades laborales continúe el pago de salarios íntegros al 100%», explica  Salvador Pasquel, Director de la Práctica Laboral de Ciudad de México en la firma de abogados Baker McKenzie.

Lo que dice la ley: Artículo 427.- Son causas de suspensión temporal de las relaciones de trabajo en una empresa o establecimiento: VII: La suspensión de labores o trabajos, que declare la autoridad sanitaria competente, en los casos de contingencia sanitaria.

Durante la contingencia, las actividades pueden continuar vía «home office» o suspenderse; sin embargo, el empleador tiene la obligación de continuar pagando el sueldo de sus colaboradores sin impedimento alguno. Aunque también ambas partes pueden llegar a un acuerdo sobre reducción salariales o vacaciones para mitigar los impactos al negocio.

El trabajo remoto y la suspensión temporal de las relaciones laborales son las medidas que están permitidas ante la situación de emergencia sanitaria, por lo que rescindir el contrato de los colaboradores por causa del coronavirus se considera despido injustificado, menciona Mauricio Sosa, Coordinador de la licenciatura de Derecho de la Universidad del Valle de México (UVM) Lomas Verdes.

A pesar de todas estás medidas, las empresas, sobre todo pequeñas y medianas, sufrirán los estragos, pues deben continuar pagando a sus colaboradores sin un ingreso por el paro de actividades.

Más de 100,000 negocios podrían cerrar sus cortinas de manera definitiva, según la Asociación Latinoamericana de Micros, Pequeños y Medianos Empresarios (Alampyme).

La forma legal de rescindir los contratos de colaboradores es a través de la modificación colectiva de las relaciones de trabajo, siempre y cuando exista plena justificación conforme lo dicta la Ley Federal del Trabajo, explica Diego González, líder de la Práctica Laboral en la firma de abogados EY México.

«La ley establece un proceso donde se asegura que aquel empleador que pase por una dificultad financiera y deba terminar sus contratos laborales puede solicitar este mecanismo siempre y cuando se pida autorización a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje», comenta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba