Opinión

La importancia del cuidado de la espalda

El ser humano está diseñado para moverse, cada parte de nuestro cuerpo incluso cuando pensamos que estamos descansando está en movimiento y gracias a eso es que funcionamos y estamos listos para la acción, la espalda es una de las estructuras en el cuerpo que todos los seres humanos utilizamos los 365 días del año sin descanso, está formada por 32 huesos unidos por un disco y muchas otras estructuras que permiten que podamos movernos en todas direcciones.

Sin embargo, con más frecuencia las personas se mueven menos durante el día, pasamos demasiadas horas sentadas y esto hace que conforme pasan las horas vayamos adoptando diferentes posiciones, unas peores que otras haciendo que los músculos en nuestro cuerpo sobre todo de la espalda se tensionen.

Se dice que por encima del 50% de la población tienen o tendrán un problema en la zona baja de la espalda y alrededor del 40% han padecido dolor lumbar durante los últimos 12 meses. En el cuello la estadística habla de que entre el 30 o 50% de la población adulta ha sufrido dolor cervical en los últimos 12 meses y entre el 11 y 14% de los trabajadores experimentan limitaciones debido a este factor.

La mayoría de las personas inician con un dolor que dura menos de 6 semanas, el cual controlan con cosas caseras o simplemente comienzan  a aprender a vivir con esa molestia porque les permite continuar con sus actividades, sin embargo  con el paso de los meses el dolor es constante y entonces puede suceder que el 50% continuarán con algún dolor o recidiva hasta el año  y el  otro 50% el dolor provocara incapacidad para seguir con sus actividades, incluso para moverse y tendrán que ir al médico en donde dependiendo de la lesión provocada puede terminar en una cirugía de columna que en muchas ocasiones tampoco será la solución a sus problemas y continuara con dolor.

Con todo esto nos queda claro que, si el cuerpo está diseñado para moverse, el sedentarismo y la inactividad que cada día son mayores están provocando muchas alteraciones en nuestro funcionamiento musculoesquelético sobre todo en nuestra espalda.

 Ahora caminamos menos, los avances tecnológicos nos han beneficiado para algunas cosas y afectado para otras. Y en los últimos días hemos experimentado una serie de modificaciones en nuestra vida que seguramente trasformarán nuestros hábitos, necesidades y formas de trabajar.

Una de estas modificaciones es el trabajo en casa que ahora las personas han tenido que adaptar durante este confinamiento y en la mayoría de los casos poca o nula importancia le han dado al lugar que están utilizando para realizar su labor de oficina, provocando que de manera inconsciente estén comenzando a tensionar o lesionar a esta estructura que ya tiene suficiente trabajo en su día a día.

Sin embargo, también hay cosas muy sencillas que puedes hacer para ayudar a prevenir, mantener o mejorar tu salud estando en casa trabajando:

-Evita permanecer más de una hora en una misma posición ya sea si estas sentado o acostado.

-Busca un área con buena ventilación y fresca.

 – La iluminación es importante para evitar la distorsión en nuestra vista y el cambiar de posición cada hora te ayudara a evitar la fatiga visual. 

-Busca una silla cómoda en donde tus pies se apoyen en el piso y tu respaldo cubra más de la mitad de tu espalda, que tus codos se apoyen en algo y puedes utilizar un soporte lumbar, un cojín o almohada, prueba lo que se sienta más cómodo.

-La mesa que utilices debe ser a una altura adecuada esto dependerá de la estatura de cada persona un promedio es 75 centímetros de altura.

-La pantalla de tu computadora debe estar a la altura de los ojos y busca un lugar donde evite el reflejo.

-Utiliza la tecnología para saber cuántos pasos das al día, puedes bajar un programa en tu celular que te ayude a darte cuenta, recuerda que lo ideal es entre 10 y 12 mil pasos al día.

Caminar es un excelente ejercicio que deberías agregar en tu día a día de 20 a 30 minutos si en este momento no puedes salir busca hacerlo en tu propia casa, en tu jardín, en tu patio.

Una rutina de ejercicios de 30 minutos al día o alternado con tu caminata pude ser una gran opción solo recuerda que debes elegirla de acuerdo con tus condiciones físicas, ve de menos a más para evitar lesionarte.

Lo más importante es escuchar a tu cuerpo, nadie mejor que él sabe lo que necesitas, pero en muchas ocasiones no tenemos esa consciencia corporal, la recomendación será estar al pendiente y hacerle caso.

       Claudia Jaramillo, Licenciada en Terapia Física y Directora de la Clínica Kier

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba