Internacional

El Observatorio Europeo del Sur detecta el agujero negro más cercano a la Tierra

Un equipo de astrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO) y de otras instituciones han descubierto un agujero negro a 1.000 años luz de la Tierra. Es el agujero negro más cercano al Sistema Solar jamás detectado hasta la fecha y forma parte de un sistema triple que “se puede ver a simple vista”.

El equipo encontró evidencias de la presencia de este objeto invisible rastreando a sus dos estrellas compañeras con el Telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, instalado en el Observatorio La Silla, en Chile. Dicen que este sistema podría ser sólo la punta del iceberg, ya que, en el futuro, podrían descubrirse muchos más agujeros negros similares a este, afirma el Observatorio en un comunicado.

“Nos sorprendimos mucho cuando nos dimos cuenta de que se trata del primer sistema estelar con un agujero negro que se puede ver a simple vista”, afirma Petr Hadrava, científico emérito de la Academia de Ciencias de la República Checa, en Praga, y coautor de la investigación.

Situado en la constelación de Telescopium, el sistema está “tan cerca” del Sistema Solar que sus estrellas se pueden ver desde el hemisferio sur en una noche oscura y despejada sin prismáticos ni telescopio. “Este sistema contiene el agujero negro más cercano a la Tierra que conocemos”, confirma el científico de ESO Thomas Rivinius.

Las observaciones con el espectrógrafo FEROS, instalado en el Telescopio MPG/ESO en Chile mostraron que una de las dos estrellas visibles orbita alrededor de un objeto invisible cada 40 días, mientras que la segunda estrella está a una gran distancia de este par interior.

“Las observaciones necesarias para determinar el período de 40 días tuvieron que extenderse durante varios meses. Esto fue posible gracias al esquema pionero del servicio de observación de ESO, en virtud del cual el personal de ESO hace observaciones en nombre de los científicos que las necesitan”, cuenta Dietrich Baade, astrónomo emérito de ESO en Garching y coautor del estudio.

El agujero negro oculto en HR 6819 es uno de los primeros agujeros negros de masa estelar descubierto que no interactúan violentamente con su entorno y, por lo tanto, parecen “verdaderamente negros”. Pese a ello, el equipo pudo detectar su presencia y calcular su masa estudiando la órbita de la estrella situada en el par interior. “Un objeto invisible con una masa de, al menos, cuatro veces la del Sol, sólo puede ser un agujero negro”, concluye Rivinius, que trabaja en Chile.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba