Internacional

Hallan los restos más antiguos de «Homo Sapiens» en Europa

Un equipo internacional de investigadores ha encontrado los restos más antiguos de Homo sapiens en Europa en la cueva Bacho Kiro (Bulgaria), donde había miles de huesos de animales, herramientas de piedra y hueso, abalorios y pendientes, y restos de cinco fósiles humanos que datan de hace unos 45.000 años.

El trabajo fue dirigido por Jean-Jacques Hublin, Tsenka Tsanova y Shannon McPherron, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (Alemania), y Nikolay Sirakov y Svoboda Sirakova, del Instituto Nacional de Arqueología (Bulgaria), a partir de excavaciones realizadas en Bacho Kiro en 2015. La investigación aparece publicada este lunes en sendos estudios publicados en las revistas ‘Nature’ y ‘Nature Ecology and Evolution’.

«La cueva de Bacho Kiro proporciona la evidencia de la primera dispersión de ‘H. sapiens’ en las latitudes medias de Eurasia. Los grupos pioneros trajeron nuevos comportamientos a Europa e interactuaron con los neandertales locales. Esta ola temprana es, en gran medida, anterior a la que llevó a su extinción final en Europa occidental 8.000 años después», apunta Hublin, director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, con sede en Leipzig.

Los fósiles humanos estaban demasiado fragmentados para ser reconocidos por su apariencia, salvo un diente. Los restos fueron identificados con el análisis de sus secuencias de proteínas.

«La mayoría de los huesos del Pleistoceno están tan fragmentados que a simple vista no se puede decir qué especie de animal representan. Sin embargo, las proteínas difieren ligeramente en su secuencia de aminoácidos de una especie a otra. Al utilizar la espectrometría de masas de proteínas, podemos identificar rápidamente esos especímenes que representan huesos humanos que de otro modo serían irreconocibles», apunta Frido Welker, investigador postdoctoral de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) e investigador asociado del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva.

Para conocer la edad de estos fósiles y restos humanos en la cueva Bacho Kiro, el equipo trabajó en estrecha colaboración con Lukas Wacker, de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza), utilizando un espectrómetro de masas acelerador para producir edades con mayor precisión de lo normal y para fechar directamente los huesos humanos.

«La mayoría de los huesos de animales con los que salimos de este estrato distintivo y oscuro tienen signos de impactos humanos en las superficies óseas, como marcas de carnicería, que, junto con las fechas directas de los huesos humanos, nos proporciona una imagen cronológica muy clara de cuándo el Homo sapiens ocupó esta cueva por primera vez, en el intervalo de 45.820 a 43.650 años atrás, y potencialmente tan pronto como hace 46.940 años», precisa Helen Fewlass, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva.

Sahra Talamo, de la Universidad de Bolonia (Italia), y Bernd Kromer, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, añaden que «las fechas de radiocarbono en la cueva Bacho Kiro no sólo son el conjunto de datos más grande de un solo sitio paleolítico jamás realizado por un equipo de investigación, sino que también son los más precisos en términos de rangos de error».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba