Internacional

La OMS admite que, pese al poder económico, militar y tecnológico, el Covid-19 «nos ha humillado»

El doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha tenido que reconocer, en el discurso de apertura de la 73ª Asamblea Mundial de la Salud, que «a pesar de todo el poder económico, militar y tecnológico de las naciones, este pequeño microbio nos ha humillado».

«Hace seis meses, habría sido inconcebible para la mayoría que las ciudades más grandes del mundo se quedaran extrañamente silenciosas; que las tiendas, restaurantes, escuelas y lugares de trabajo estarían cerrados; ese viaje global se estancaría; que simplemente darse la mano podría poner en peligro la vida», se ha lamentado en un emotivo discurso.

«Este es un enemigo peligroso, con una combinación peligrosa de características: este virus es eficiente, rápido y fatal. Puede operar en la oscuridad, extenderse en silencio si no estamos prestando atención, y de repente explotar si no estamos listos. Y se mueve como un incendio forestal. Hemos visto el mismo patrón repetido en ciudades y países de todo el mundo», ha señalado Tedros ante jefes de Estado, de Gobierno y ministros, representantes de los 194 países de la OMS.

«Cada país y cada organización deben examinar su respuesta y aprender de su experiencia», les ha señalado, al tiempo que, más tarde, les recordaba que «el mundo ya no puede permitirse la amnesia a corto plazo que ha caracterizado su respuesta a la seguridad sanitaria durante demasiado tiempo».

«Ha llegado el momento de unir los hilos dispares de la seguridad sanitaria mundial en una cadena irrompible: un marco integral para la preparación ante epidemias y pandemias. (…) Hoy pido a todas las naciones que resuelvan que harán todo lo necesario para garantizar que la pandemia de coronavirus 2020 nunca se repita», ha pedido.

Más de 4 millones y medio de casos de COVID-19 ya han sido reportados a la OMS, y más de 300.000 personas fallecidas le han llevado a decir que este virus debe ser «tratado con el respeto y la atención que merece», sobre todo porque estos números, ha añadido, «ni siquiera comienzan a contar la historia de esta pandemia».

«Cada pérdida de vidas deja una cicatriz en las familias, comunidades y naciones. Los impactos en la salud de la pandemia se extienden mucho más allá de la enfermedad y la muerte causadas por el virus en sí», ha señalado. Y es que, la interrupción de los sistemas de salud por culpa de la asistencia al Covid-19, «amenaza con deshacer décadas de progreso» contra la mortalidad materna e infantil, el VIH, la malaria, la tuberculosis, las enfermedades no transmisibles, la salud mental, la poliomielitis y muchas otras enfermedades que merecen una atención urgente.

Además, ha proseguido, cientos de millones de personas han perdido sus empleos, dando paso al «miedo y la incertidumbre» ante una «economía global que se dirige hacia su contracción más aguda desde la Gran Depresión»; «la ciencia ha sido aclamada y despreciada», en un entorno de «sospecha»; y todos los países se han enfrentado desafíos para enfrentar este virus, «ricos y pobres, grandes y pequeños».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba