Internacional

Una pantalla LED de 1.620 m2 y la magia de la anamorfosis

Desde marzo de 2018 el edificio COEX en el distrito Gangnam-gu de Seul alberga la pantalla de señalización más grande de Corea del Sur (país de edificios curiosos sabe un rato).

Una mastodóntica pantalla LED de 81 metros de ancho y 20 metros de altura que envuelve todo el edificio. ¿Resultado? Anuncios con alucinantes efectos ópticos como esta ola que parece transformar todo el edificio en un inmenso acuario.

La agencia creativa D’strict es quien está detrás de esta obra. El proyecto se llama ‘WAVE’ y, por si su propio nombre no lo deja claro, se trata de una compleja ola que se genera «dentro» del edificio y da la sensación de que va a romper las paredes que la contienen.

Para hacer la experiencia más inmersiva el vídeo está acompañado de sonido de olas.

Para conseguir esta sensación de que se trata de una ola en tres dimensiones dentro del edificio, D’strict ha utilizado una vieja técnica visual: la anamorfosis. En su esencia se busca deformar los objetos para que vistos desde una perspectiva concreta recupersen su forma y generen, por ejemplo, un efecto 3D.

Un lugar recurrente donde podemos ver este efecto aplicado es en las pinturas sobre el suelo de las calles para imitar un gran agujero en el asfalto. Sin abandonar el asfalto, también se utiliza en la señalización de tráfico en el suelo para que la lectura sea más fácil desde el vehículo, por eso las letras son tan alargadas.

Este proyecto no ha sido el primero de D’strict relacionado con gigantescas pantallas. El año pasado aprovecharon otra enorme instalación LED en Nexen UniverCiy en Seul para inundarla de agua, pinturas de colores, formas geométricas flotantes, personas y más obras visuales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba