Nacional

El gobierno impulsa un proyecto de refinación ya descartado por Pemex

El Gobierno Federal ha sacado del baúl de los proyectos que rondan en la cartera de Pemex desde hace muchos años uno destinado a incrementar la elaboración de gasolinas y que ha sido rechazado en otras ocasiones, debido a su complejidad, costo y la falta de crudo que pueda darle viabilidad y rentabilidad.

La ampliación de la infraestructura en el complejo de La Cangrejera, que ahora sirve para la producción de petroquímicos, ronda en presentaciones en la industria desde hace más de una década, y muestran que su rentabilidad puede incluso ser menor que la construcción de la nueva refinería de Dos Bocas, según cifras de un análisis realizado por Pemex en 2008.

La administración de Andrés Manuel López Obrador ha apostado por la inyección de recursos para dar mantenimiento al sistema de seis refinerías de Pemex, además de construir una nueva en Tabasco, con el fin de llegar a la autosuficiencia de producción de combustibles en el país, uno de los objetivos que más ha defendido desde que inició su sexenio.

La Secretaría de Energía (Sener), a cargo de Rocío Nahle, dijo que entre los proyectos que se tiene en mente para alcanzar este objetivo se encuentra la ampliación de la infraestructura en el complejo petroquímico conocido como Cangrejera, una planta destinada a la elaboración de productos derivados del gas natural y petróleo como el etileno y las naftas pesadas. De hecho, es el segundo productor de etileno en el país, luego de Morelos.

«Estamos trabajando en ello y sin duda vamos a reactivar un tren de aromáticos que nos van a dar gasolinas de alto octanaje», dijo Nahle, en una visita al complejo este sábado.

La parte del complejo que puede procesar el crudo llevaba años sin operar, aunque parece haber arrancado su operación de nuevo a inicios de este año, con el fin de procesar las naftas pesadas que luego pueden convertirse en gasolinas comerciales como Magna o Premium, aunque salen de Cangrejera sin aditivar. Pemex consideró desde hace años que resultaba más barato importar la nafta reformulada que usar esa infraestructura para conseguir productos como el xileno, tolueno o benceno.

La cambios al complejo para impulsar esto vienen de antaño, como una propuesta de 2008 donde el exdirector de Pemex Petroquímica entre 1994 y 1998, Luis Puig Lara, proponía convertir a los complejos procesadores de Cangrejera y Morelos en centros de refinación de gasolinas.

“Se propone construir dos trenes de refinación de 160 MBD (miles de barriles) cada uno de ellos en los complejos petroquímicos mencionados. Estos trenes contarían con la tecnología más actualizada para la conversión de residuales, con plantas coquizadora, hidrodesintegradora de gasóleos y desintegradora catalítica FCC, lo que les permitiría eliminar la producción del combustóleo”, dice una de las láminas de la presentación, de la que Expansión tiene una copia.

El equipo del exdirectivo de Pemex calculaba que el costo del desarrollo de ese proyecto, con capacidad conjunta de 320,000 barriles promedio diario (mbd), sería de 4,500 millones de dólares (mdd).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba