Internacional

El éxito de Nueva Zelanda: el país cree haber eliminado el virus de COVID-19

Nueva Zelanda vuelve a la normalidad tras, según el gobierno, eliminar el coronavirus de la COVID-19 dentro de sus fronteras y con una gestión de la pandemia efectiva y temprana, que solo ha causado 22 muertos.

«Tenemos la confianza de haber eliminado la transmisión local del virus en Nueva Zelanda», dijo el director general de la Sanidad neozelandesa, Ashley Bloomfield, en una rueda de prensa en Wellington.

LA VUELTA A LA NORMALIDAD

En la primera jornada del nivel 1 en Nueva Zelanda, casi todos los negocios operaron hoy con normalidad y sin las restricciones de distancia física entre las personas que han marcado la vida durante la pandemia.

Uno de los aspectos clave de esta «nueva normalidad» es el uso de un código QR que hay que escanear con el teléfono móvil a la entrada y salida de los negocios y permite a las autoridades un rápido rastreo si surge un nuevo brote.

La vuelta a la normalidad permitirá a Nueva Zelanda ser el primer país en el mundo que abra sus estadios de Rugby al público sin restricciones de capacidad el próximo sábado cuando los Highlanders reciban a los Chiefs en un encuentro de la Súper Rugby Aotearoa (nombre maorí de Nueva Zelanda) que enfrenta a cinco equipos.

LA CLAVE DEL ÉXITO

El país oceánico no solo tiene una cifra baja de infecciones (1,154 casos confirmados de COVID-19, incluyendo a 22 fallecidos) sino que además espera declarar oficialmente erradicado el virus el próximo 15 de junio, cuando se cumplan 28 días desde que se dio el alta al último caso de «infección local por fuente desconocida».

En Nueva Zelanda, donde se han hecho un total de 296,000 pruebas para detectar el coronavirus en su población, se mantienen las fronteras cerradas a extranjeros de manera indefinida aunque se permiten las repatriaciones.

A aquellos nacionales que vuelven a su país se les aplica una cuarentena de 14 días y a partir de hoy se les someterá a dos pruebas durante ese periodo.

El éxito de Nueva Zelanda, se atribuye a las medidas tempranas y una de las más estrictas del mundo para atajar el coronavirus cuando con 50 casos ordenó el 25 de marzo una cuarentena obligatoria.

Acompañado de un fondo de unos 29,907 millones de dólares estadounidenses o 27,678 millones de euros (16,7 % de su PIB), para impulsar el crecimiento del empleo tras la pandemia, el gobierno de Ardern dio pasos progresivos para el desconfinamiento que llevaron al país de la alerta 4 a la 1, que comienza este martes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba