Opinión

El común denominador: La mentalidad de un empresario

A lo largo de mi vida profesional he tenido la oportunidad de conocer todo tipo de emprendedores y empresarios, sin embargo, de todas aquellas personalidades, el común denominador de entre los que se distinguen como exitosos me han ayudado a mantener una filosofía empresarial inamovible y casi como un decálogo de vida, o más bien, como un pentálogo:

1. Pensamiento sistémico: La primera, y la más importante, involucra una filosofía sistémica, la cual la describe Peter Senge en su libro “La Quinta Disciplina”. Éste resume de manera clara lo siguiente: siendo que la mayoría de las personas estamos acostumbradas a ver la singularidad de las situaciones, cuando en realidad cada situación tiene una correlación directa entre otros ecosistemas de nuestra vida. Este pensamiento puede ser adoptado tanto personalmente como empresarialmente (en empresas se definen como organizaciones inteligentes). Esta perspectiva basa su pensamiento crítico en el corolario “ante problemas complejos, soluciones complejas”, ya que este pensamiento te ayuda a mantener una visual global de entre todos tus ecosistemas para generar una solución integral y sinérgica ante cada situación en específico.

2. Siembra ahora para cosechar después: Hoy en día con los vicios personales de generaciones recientes entre millennials y centennials han forzado la cotidianidad de lo espontaneo; es decir, estas generaciones prefieren fuertemente el resultado momentáneo y la espera en cualquier sentido se vuelve una faena. En cualquier negocio perdurable, debemos adoptar la filosofía de sembrar ahora y cosechar después; en ese sentido, aquellas negociaciones grandes, alianzas estratégicas, compromisos lucrativos y aquellos factores que hacen crecer a nuestra empresa mantienen un ritmo de sembrar ahora para cosechar después, claro que pueden ser semanas, meses o años. Siendo el caso en el que esperemos vender nuestro producto o servicio a todo el mundo de un día para otro eso solamente nos dicta una visión empresarial pobre.

3. Ayuda a tus clientes y a tus no clientes: La trillada frase “El cliente tiene la razón” no puede estar más equívoca, el experto de tu producto o servicio eres tú y tú sabes qué es lo más conveniente para cada cliente. Pero, lo anterior debe acompañarse ante la premisa de “ayudar” a la gente, no como caridad, sino como un valor agregado de lo que realmente necesita un cliente para resolver alguna necesidad. A la par, también se dejan de lado los clientes más importantes de una organización, los empleados; como aquella frase de Richard Branson: “Los clientes no son lo primero. Lo primero son los empleados. Si cuidas de tus empleados ellos cuidarán de tus clientes.”

4. Siempre honestidad y diplomacia: Lamentablemente no siempre vamos a tratar con gente agradable y tampoco podemos ser “moneditas de oro” ante la sociedad, por lo que siempre es importante desarrollar habilidades diplomáticas y resilientes para todas las situaciones posibles. La honestidad y la diplomacia siempre van de la mano, ya que la diplomacia es el arte de decir la verdad sin “mostrar todas tus cartas de póker”. También, la diplomacia va de la mano con la pertinencia, siendo que es importante comportarnos de la debida manera en el momento indicado y solo así verdaderamente podremos conquistar el corazón de nuestros clientes o prospectos.

5. Genera un cambio en la sociedad: Hay quienes dicen que “si haces bien las cosas, el dinero vendrá por añadidura”, con un 50% de razón claro, no siempre se trata de hacer las cosas bien, pero simplemente nunca hay que perder el foco de dejar un cambio verdadero en la sociedad, no importa por más mínimo que sea.

Entonces, ¿cuál es tu filosofía empresarial? Desde mi experiencia, es sumamente importante tener clara cuál será nuestra filosofía que dicte nuestro actuar, eso que nos ayudará a mantener clara nuestra visión y nuestro enfoca al momento de hacer negocios.

Pablo Arath Aguilar Noriega, Socio Fundador Grupo Vizer

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba