Internacional

Un estudio confirma que la nueva cepa de coronavirus se propaga más rápido y es menos peligrosa

Un estudio global que se ha publicado en el diario Cell ha demostrado que una nueva cepa de coronavirus se está expandiendo por el mundo.

En el estudio, en el que han trabajado varias instituciones, se muestra que una nueva cepa del virus se ha expandido de Europa a Estados Unidos y que esta nueva mutación permite al virus expandirse más rápido pero a la vez le hace menos dañino que las primeras cepas de la enfermedad.

En declaraciones a CNN, Erica Ollmann Saphire, del La Jolla Institute for Immunology y del Coronavirus Immunotheray Consortium, analizó cómo es esta nueva cepa descubierta. 

«Esta cepa es la forma dominante de infección de la gente. Este es ahora el virus. Sabemos que está en mejor forma pero a simple vista no podemos decir que sea peor».

En el estudio se recogen el análisis de las secuencias genéticas en las que se percibe la mutación del virus y tras las pruebas realizadas en personas, animales y células se ha descubierto esta mutación, denominada G614, que provoca una propagación más rápida.

Esta nueva cepa afecta a la proteína que el virus alberga en sus puntas y que utiliza para infectar a las células de los organismos y después reproducirse. 

A los investigadores les preocupa cómo puede afectar este nuevo hallazgo en los diferentes proyectos creados para la búsqueda de una vacuna que combatiría cepas anteriores como la denominada D614, la que más daño ha causado en Europa y Estados Unidos, pero se desconoce si también combatiría esta nueva mutación.

Bette Korber, del Laboratorio Nacional de Los Álamos, también explicó los hallazgos de esta nueva cepa. «Nuestro análisis globar muestran que el virus que tiene la variante G614 en la punta se expande más rápido que la D614.

Pensábamos que eso haría que el virus fuese más infeccioso. Curiosamente, no hemos encontrado pruebas de que la cepa G614 tenga un impacto más grave». Algo que corrobora Lawrence Young, de la Universidad de Warwick. «Este estudio sugiere que mientras que la variante G614 es más rápida para expandirse, es menos patógena. Esperemos que, a medida que la infección por SARS-CoV-2 se expanda, el virus sea menos dañino».

En el estudio también se destaca que esta nueva cepa apareció a finales del mes de marzo y que se multiplica con más rapidez en zonas como nariz y garganta. De hecho, David Montefiore, de la Universidad de Duke, analizó esta nueva característica de la cepa. «Los resultados demostraron que la forma G es entre tres y nueve veces más infecciosa que la D. Sin embargo, pese a ser más expansiva, es menos efectiva».

Esta cepa G614 tendría una forma efectiva para combatirla: el plasma sanguíneo de personas que han superado el coronavirus. «Estuvimos buscando si los anticuerpos generados en la sangre de las personas era tan efectivo para neutralizar esta nueva cepa como en la variante anterior. Fue un poco mejor de lo que esperábamos, fue todo un alivio», explicó la doctora Saphire, que a la vez se muestra cautelosa ante la aparición de nuevas mutaciones. «Podemos haber esquivado una bala con esta mutación, pero eso no quiere decir que haya otra cepa más dañina que esta. Hay que seguir alerta».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba