Nacional

México acumula 60,800 muertes por COVID-19, 20,000 en poco más de un mes

México llegó a 563,705 casos positivos y a 60,800 muertes causadas por coronavirus, según el último informe de la Secretaría de Salud.

El informe dado a conocer el día de ayer por José Luis Alomía, director general de Epidemiología, indica que entre domingo y lunes se agregaron 3,541 contagios y 320 decesos.

La data también indica que solo en casi un mes se han confirmado 20,400 muertes de personas enfermas de COVID-19, pues el 21 de julio pasado se tenían registradas oficialmente 40,400.

Los casos también se han elevado en 207,450 contagios en ese mismo periodo, pues ese día de julio el total acumulado ascendía a 356,255 en los que se había confirmado la presencia del virus SARS-CoV-2.

Por la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador respaldó la estrategia contra la pandemia que implementa el gobierno y acusó a los “medios conservadores” de consignar que con las más de 60,000 registradas en el país por esta enfermedad se había llegado al “escenario catastrófico” previsto por el subsecretario Hugo López-Gatell.

López Obrador aseguró que la estrategia de su gobierno ha funcionado bien, pero señaló que se trata de una “pandemia tremenda” que se ha complicado debido a las enfermedades crónicas que padece la población mexicana.

El encargado federal de la estrategia contra el coronavirus , Hugo López-Gatell, defendió por la tarde el sistema de vigilancia epidemiológica que se aplica.

«Es un hecho que somos el país de la OCDE que hace la menor cantidad de pruebas por habitante, nunca hemos dicho lo contrario (…) Respecto a esta aparente relación, que algunos invocan, de que entre más pruebas, mayor control existe, hay sobrada evidencia de que esto es un falsedad», dijo el funcionario en la conferencia en la que se presentó el informe sobre el avance del coronavirus.

El también subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, señaló que la clave en la aplicación de las pruebas es usarlas correctamente y aplicar las intervenciones de contención para contribuir a detener la transmisión.

«A partir de mañana comenzaría la definición operacional de caso sospechoso de COVID-19, que es más sensible, permite un mayor margen de sospecha, lo que va a resultar en una atención más temprana, más oportuna de una mayor cantidad de personas y producirá un incremento artificial de aparente incremento en el número de casos, luego se estabilizará y seguirá la tendencia que está teniendo la ocurrencia de contagios», señaló el vocero del gobierno federal para la epidemia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba