Opinión

Quitemos el freno de mano a la tecnología

Hoy el entorno es tan exigente hasta para las instituciones que no son tan competitivas, el panorama no es nada halagador; y lo comento porque hoy es imposible intentar seguir haciendo lo mismo y mantener los mismos resultados; es decir se tiene que salir forzosamente de la zona de confort. 

La pandemia vino agresivamente a evidenciar la incapacidad que se tiene en algunas instituciones públicas y privadas para entender y operar la tecnología; problema no menor, dado que actualmente, esta nueva normalidad obliga a la implementación de modelos y herramientas diferentes en los centros de trabajo.

La agenda pública nacional y local se está volcando en la generación e impulso de proyectos estratégicos que diversifiquen la industria; prueba de esto es el incremento que tendrá en el año 2021 el presupuesto federal para ciencia, tecnología e innovación, así como las acciones que en Guanajuato se están desarrollando para pasar de la manufactura a la mentefactura. 

La ruta está muy clara, y el reto de la transformación digital es grande, ya que es un asunto estrictamente de personas y después de tecnología, dentro de esta lógica las áreas de gestión de talento de las empresas, deben de ir de la mano con las áreas encargadas de implementar la tecnología.

Si no se comprende en ese orden, lo que estará pasando es que el colaborador tendrá una fuerte barrera e incapacidad con la operación de proyectos en los cuales el uso de las plataformas digitales sea indispensable.

Entonces, ¿Qué se necesita dentro de las empresas para convertir a los colaboradores en aliados de la tecnología? Te comparto cinco puntos a considerar:

  1. Apuesta por un cambio cultural colectivo. ¡El ejemplo es el mejor maestro!
  2. No improvises… ¡Capacítate continuamente! 
  3. La comunicación institucional no es obvia… si no queda claro ¡Pregunta!
  4. No tienes que entender todo, pero haz el esfuerzo. 
  5. Mejora tu actitud. ¡Este ecosistema llegó para quedarse!

Recuerda que es fundamental situar al talento humano al centro de cualquier estrategia digital; cuando se logra esta alineación se nota y cuando no, se nota aún más, así que toma en cuenta a tus colaboradores y recuerda que la única forma de lograr el éxito en una empresa es a través del buen trabajo de sus empleados.

Finalmente quiero dejarte esta reflexión, el conocer la historia nos da la oportunidad de entender de mejor manera el entorno actual en el que vivimos, toma nota:

“La incorporación de las populares bocinas en los automóviles, con forma de pequeña tuba y una pera de goma para suministrar aire,  se remonta a 1865, cuando se aprobó en el Reino Unido una curiosa ley, The Locomotice Act, que obligaba, entre otras cosas, a que todos los automóviles a motor deberían circular precedidos de un hombre a pie avisando con una bandera roja, si era de día, y con una linterna, si era de noche. Pronto surgió la necesidad de advertir de otra manera más práctica y más cercana al conductor, como es el caso de la bocina.”

¿Queremos seguir con la bandera delante del carro? ó ¿nos subimos al carro y lo mejoramos?

Patricio Vilchis, Maestro en Comunicación Social y Política

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar