Opinión

LA ELECCIÓN EN ESTADOS UNIDOS, CUENTA REGRESIVA.

A menos de un mes y medio de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, en la víspera de la recta final rumbo al primer martes de noviembre, Donald Trump está en desventaja prácticamente en todos los estados clave. Si la elección fuera una pelea de box, hoy, Trump seguramente perdería por decisión unánime.

En los últimos días, la campaña de Trump se ha topado con varios golpes mediáticos, comenzó teniendo que defenderse del escándalo de sus declaraciones a Bob Woodward – periodista estadounidense -, que revelaron a qué grado minimizó la pandemia con fines políticos.

Luego, quizá con la intención de cambiar de tema, a alguien de su equipo de campaña se le ocurrió que sería una buena idea llevar a Trump a Pensilvania para que participara en un foro con votantes indecisos. El resultado, no pudo ser peor.

Trump no reconoció que había desdeñado la pandemia en público, ni cualquier otro error: insistió en que había hecho un gran trabajo y que su gobierno había respondido adecuadamente a la pandemia, misma que, ya le ha costado la vida a más de 200 mil estadounidenses.

Como ya es costumbre, los encargados de verificar los dichos de Trump durante sus mensajes de campaña, nuevamente detectaron que estos se encuentran llenos de mentiras. Tales como, la acusación que hiciera Trump a los demócratas de no imponer un mandato para el uso de cubre bocas. Algo así como, una mañanera en nuestro país.

Sin embargo, no todo será negativo para Trump, la elección podría dar un gran giro, esto, con la reciente muerte de la magistrada Ruth Bader Ginsburg, quien perdió una larga batalla contra el cáncer.

Su muerte, le da la posibilidad a Trump de nombrar a un sucesor, seguramente buscaría a un jurista conservador que inclinaría el máximo tribunal hacia la causa de la derecha al menos una generación, esto, traería consecuencias enormes para la sociedad estadounidense.

La imposición de un candidato podría no ser bien recibida por el electorado indeciso, del que ya por si, no trajo buenos resultados a Trump. Resulta que, con la nominación de un sustituto para ocupar la silla de la magistrada Ginsburg, estarán violando el precedente impuesto por ellos mismos, cuando hace cuatro años se negaron siquiera a considerar la propuesta de Obama para suceder al gran conservador, Antonin Scalia, durante el año electoral.

Por su parte, la campaña Biden navega viento en popa, elegir a una mujer como candidata vicepresidencial le ayudó a consolidar parte del apoyo de los votantes. Si Biden se asume como un presidente de transición, después de los años oscuros del trumpismo, su vicepresidenta se volvería de inmediato la favorita para las elecciones siguientes.

Aquí es donde radica la importancia de esta decisión, Biden no solo está eligiendo a su compañera de fórmula, está buscando el rostro futuro del partido demócrata, que tendrá que enfrentar, sin duda, una versión quizá más radical del partido republicano que conocemos.

Hay tres debates presidenciales en puerta aún, el primero mañana, a las 20:00 horario central de México. Seguramente habrá sorpresas, incluido el anuncio de una posible vacuna (sin importar su seguridad o eficiencia, no descartemos que Trump anuncie que ya viene un remedio).

Los temas son los siguientes: los antecedentes de Trump y Biden, donde desde luego abordarán los logros y carencias de los respectivos cargos públicos de ambos candidatos; la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, el Covid19, la economía, el problema racial y la violencia, entre otros.

En la recta final, cada decisión y comentario cuenta al doble, no hay nada seguro. Únicamente, puedo asegurar que, nos espera un cierre de campaña presidencial a la altura de este impredecible 2020.

Santiago Irusteta Gállego

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba