Opinión

LA JERARQUÍA DE CONTROL DE RIESGOS FRENTE AL COVID-19

Hoy nos encontramos viviendo un momento difícil, donde un nuevo agente biológico acecha la salud y la vida de las personas, por lo que el mundo espera hoy, con ilusión y esperanza, la noticia de saber que se ha encontrado una vacuna, la cual proteja a todo ser humano de este nuevo virus (SARS-CoV-2) que provoca la enfermedad denominada COVID-19 y que ha afectado de manera significativa la salud mundial, desde su aparición en la ciudad de Wuhan, en China, a finales del 2019.

Al no tener hasta el momento una vacuna que asegure la protección de la salud de la persona, se ha visto más que nunca la necesidad de establecer medidas de seguridad en nuestros hogares y centros de trabajo, con el objetivo de disminuir el riesgo de contagio ocasionado por el nuevo coronavirus. La aparición de una nueva enfermedad infecciosa supone siempre una situación compleja, especialmente si lo hace como una epidemia de extensión y gravedad significativas, por lo que se deben de tomar medidas de acción con base a las características propias del virus y a su mecanismo de transmisión, buscando tener siempre la mayor efectividad para disminuir el riesgo de contagio en la población.

Los centros laborales, quienes son parte fundamental para contribuir con la contención y prevención del COVID-19, han requerido de adoptar nuevas estrategias en materia de seguridad y salud laboral para afrontar un escenario que no se encontraba previsto, ya que siempre que se habla de seguridad en el trabajo, normalmente se piensa en el Equipo de Protección Personal (EPP) como la principal medida de seguridad ante los peligros identificados, ya que es el concepto más visible de la seguridad laboral, sin embargo, debe de ser considerado como la última barrera que existe entre el peligro y la persona, por lo que es el control de menor efectividad para la disminución del grado de riesgo identificado, ya que su efectividad dependerá en gran medida del factor humano.

Considerando lo anterior y recordando que el recurso más importante y valioso de cualquier centro laboral es el recurso humano, es de suma importancia establecer medidas de control de mayor efectividad, como lo son, las medidas de control sobre el peligro, medidas de ingeniería, medidas administrativas, capacitación otorgada al trabajador, entre otras, con el objetivo de minimizar el grado de riesgo al que se encuentran expuestos los trabajadores y con ello evitar los brotes de contagio por SARS-CoV-2 dentro de los mismos centros de trabajo. Dichas acciones conforman los llamados controles de riesgo y se encuentran precedidos por la identificación y análisis del mismo riesgo.

Como herramienta de apoyo para la selección e implementación del mejor control al riesgo que se ha identificado y analizado previamente, se cuenta con la jerarquía de control de riesgos, la cual, se representa normalmente en forma de pirámide inversa, donde se encuentra el control más efectivo en la parte superior y el control menos efectivo en la parte inferior de la pirámide. Cabe destacar que dicha herramienta es aplicable a cualquier riesgo laboral que se detecte.

Aplicando lo anterior a la situación que se vive actualmente en el mundo (Pandemia por COVID-19), la jerarquía del control de riesgos para minimizar el grado de riesgo por contagio a causa del SARS-CoV-2, podría verse de la siguiente manera:

En el cual, de acuerdo con la jerarquía de control de riesgos aplicado al riesgo de contagio de SARS-CoV-2, se tiene que la medida más efectiva para disminuir el grado de riesgo es el favorecer el trabajo en casa para los trabajadores, sin embargo, en la mayoría de los casos no siempre es posible llevar a cabo controles sobre la fuente que provoca el riesgo y el presente caso no es la excepción, ya que no en todos los centros laborales y no en todos los puestos de trabajo es posible realizar el trabajo en casa, ya que por la naturaleza del trabajo es necesario que realicen sus actividades en el centro laboral (con la excepción del personal vulnerable que deberá de realizar sus actividades laborales desde casa dependiendo del nivel de alerta sanitaria en que se encuentre la localidad donde este instaurado el centro laboral) por lo que se deben de establecer otras acciones que provean de la mayor seguridad posible a los trabajadores, en este caso los controles de ingeniería serán las acciones que, posterior al control de trabajo en casa y de acuerdo con la jerarquía de control de riesgos, tengan el siguiente nivel de efectividad para disminuir el grado de riesgo. Para el presente caso tenemos como ejemplo, los sistemas de limpieza y sanitización así como las barreras físicas a implementar por el centro laboral.

Para reforzar las medidas implementadas anteriormente descritas se implementan los controles administrativos (el escalonamiento de horarios, capacitación, programas de promoción a la salud, entre otros) y el EPP (careta facial, lentes de seguridad, cubrebocas tricapa, entre otros) que figuran con menor efectividad que los controles anteriores de acuerdo con la jerarquía de control de riesgos, sin embargo, complementan de manera excelente las medidas implementadas de mayor efectividad, disminuyendo como conjunto, al menor grado posible el riesgo de contagio por SARS-CoV-2.

La jerarquía de control de riesgos se encuentra presente como parte de la llamada Nueva Normalidad, ya que todas las acciones implementadas por parte del centro laboral para la prevención del COVID-19, basadas en el documento “Lineamientos Técnicos Específicos para la Reapertura de las Actividades Económicas” publicado en el DOF el 29 de mayo de 2020, deberán de mantenerse dentro de un documento elaborado por los centros laborales llamado “Protocolo de Seguridad Sanitaria”, el cual se deberá de ejecutar, mantener y supervisar continuamente para salvaguardar la salud de todo el personal del centro laboral y asegurar un retorno o la continuidad de las actividades laborales de manera segura, escalonada y responsable.

Recordemos que cada día que pasa estamos 1 día más cerca de abrazar a nuestros seres queridos, continuemos juntos con la lucha ante el COVID-19.

¡¡¡CUIDATE Y CUIDA DE LOS TUYOS!!!

Ing. Alejandro Elías Becerra, Director CRESTCAP IMSS Guanajuato

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba