Opinión

El mundo es de quien asume el costo

 “Siempre que uno se descubra en donde está la mayoría, es momento de parar.”

Recuerdo haber leído esa frase cuando recién iniciaba el 2020,  en el libro de “TITANES” de Tim Ferris y pensaba que era momento de hacer algo distinto. Dicen que la vida de las personas se traduce en la calidad y cantidad de problemas que resuelve, como todo en la vida la calidad supera a la cantidad.

Durante estos 7 meses he tenido la oportunidad de trabajar en varios proyectos relacionados a la planificación empresarial, la gestión de las personas y el desarrollo comercial para lograr salir de este bache en el que entramos a mediados de marzo.

Después de casi 6 meses de trabajo sin detenernos, y a 3 meses de terminar el 2020, me di cuenta que este tipo de crisis siempre son necesarias para separar a las personas entre aquellos que con crisis o sin crisis continuarán quejándose, y aquellos que actúan, ejecutan, se miden y evalúan que beneficios existen sobre lo que estamos viviendo.

El sentido de una total responsabilidad sobre nuestras acciones, es un tema poco abordado por su complejidad. Cuando entendemos que el 95% de nuestros resultados dependen de nosotros mismos, es algo difícil de digerir, por lo general siempre es más fácil culpar que asumir, pero si algo he entendido es que este mundo es de quien asume la responsabilidad.

Eso se traduce en quien asume riesgos, costos, consecuencias y beneficios de sus acciones.

Asumir es una palabra que relacionamos con aceptar, con hacerse cargo, y claro que siempre es más fácil no hacerse cargo de las cosas, pero no siempre lo más sencillo es lo que nos va a dar los mejores resultados.

La disciplina no es sencilla, se trata de hacerse cargo de lo que uno hace y deja de hacer, es quitarle el peso a nuestro entorno, a nuestro trabajo, a nuestros jefes, a nuestra pareja e influir de manera directa en nuestros resultados.

Los círculos de influencia que nos citaba Stephen R Covey en su bestseller “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” nos esquematiza de manera sencilla que hay muy pocas cosas que se encuentran fuera de nuestro control, y que asumir acciones de crecimiento siempre conlleva un grado de responsabilidad y disciplina, antes que el simple deseo de lograr algo diferente.

La vida, como la empresa no es tan distinta, el crecimiento requiere de inversión, muchas veces buscamos una palanca para poder salir adelante, y cuando hacemos algo que vale la pena para las personas, por lo general los beneficios vendrán solos. Se escucha más sencillo de lo que es, por el simple hecho que a veces queremos seguir actuando en consecuencia a lo que pensamos, sobre lo que le hace bien a los demás, que al simple hecho de hacer y después evaluar en que puede mejorar o como puedo generar más valor.

En tecnología existe un concepto llamado PMV, (Producto Mínimo Viable) que ha trascendido en mi vida y en los negocios donde participo de manera directa o indirecta, porque se refiere a ejecutar aun cuando las cosas no están listas, y confiar que con el tiempo, la evaluación y la inversión constante irán mejorando o confiar que el mismo tiempo nos dejará saber, si nuestra propuesta no era tan valiosa como pensábamos.

Lo importante es aprender, para salir de dudas.

En esta columna, tomé la decisión de hablar de un tema muchísimo más personal que empresarial, dado que el asumir el costo de las acciones y responsabilidades, me ha parecido una aventura fantástica y emocionante que deja de lado todos los paradigmas y creencias que había aprendido de mi entorno y de la sociedad en general.

A veces las cosas no están tan mal como uno piensa, y a veces también las cosas pueden salir mejor de lo que pensábamos, la clave es actuar.

Hoy más que nunca estoy convencido que asumir, habla de valentía y responsabilidad en mi concepto, y que es nuestra decisión tomar las acciones y elegir que dolor experimentamos, aquel que busca culpas o el que busca crecimiento.

En ambos duele, solo uno es más satisfactorio que el otro.

En tu vida y en la empresa asume tu dolor, es la única manera de encontrar el crecimiento.

Omar HuitrónSocio Fundador de Andra Consulting Services

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba