Opinión

¿Cómo recuperar el amor, la salud, la paz y la prosperidad?

Creo que nunca antes, la vida y la muerte nos habían instalado en una circunstancia de verdadera reflexión, para meditar la forma de cómo podemos recuperar lo que antes nos deseábamos tanto en las tarjetas de Navidad y Año Nuevo: el amor, la salud, la paz y la prosperidad.

En esta época, donde las ausencias de familiares y amigos muertos por la delincuencia o por la pandemia nos duelen, donde los problemas económicos hacen que mucha gente no tenga un peso en los bolsillos ni un pan para comer, nos permiten ver una salida: la solidaridad social y, a fin de cuentas, el amor.

¿Qué hemos perdido? El amor parece que se diluyó y debemos recuperarlo, para que sea el sustento de nuestras acciones, para olvidar rencores, para dejar los resentimientos, para alcanzar el perdón, y de ahí instalarlo verdaderamente en nuestro corazón, en nuestra persona, en nuestra familia, en nuestra sociedad.

Perdimos la paz interior y la paz social ante la inseguridad y la violencia que nos inundan como una marea que se desborda y que, si bien es cierto que esto pasa en todo el país, en Guanajuato estamos hasta el cuello, y no es exageración cuando llegamos a nuestras casas y pensamos, hoy no me asaltaron, hoy no me tocó una bala.

La salud es un privilegio para quienes la conservamos; la pandemia afecta en todos los órdenes de la vida; cuando se hablaba de ello en otros países; estaba lejano, inocuo, y nunca nos imaginamos que cercaría nuestra existencia, que veríamos contagiarse o morir a personas cercanas, a vecinos, a los amigos entrañables, a nuestros familiares. Descansen en paz.

Los seres humanos hoy somos una raza en supervivencia, porque los estragos del SARS-CoV-2 no han terminado; cuando las vacunas están listas, aparecen mutaciones, nuevas cepas del virus, más agresivas, ahora ya no de China, sino de Reino Unido y de África y no sabemos de dónde más.

Sin embargo, la inteligencia humana debe brillar y como especie sabremos vencer la adversidad, porque esa ha sido nuestra divisa desde siempre.

La prosperidad. No podemos hablar de prosperidad cuando conocemos personas que han perdido su empleo, su negocio y que han necesitado reinventarse para sobrevivir; cuando vemos amigos afectados psicológicamente porque les falta lo más indispensable para llevar a sus casas.

En todos esos temas, lo que vemos es una fractura, un abismo entre lo que es la sociedad y el gobierno. Tenemos una imagen del gobierno, como el de un padre que debe ser administrador, que debe ser proveedor y hoy dista mucho de serlo.

Para salir adelante, requerimos un gobierno que se fusione con el pueblo, que se una de verdad, que sepa administrar y proveer las oportunidades de crecimiento y desarrollo.

Hoy, esos gobiernos no proveen la seguridad, no proveen la paz, no proveen la salud, no proveen las condiciones para la prosperidad y esta, en León, será la petición y el desafío del 2021 al 2024.

La sociedad deberá dejar la imagen paternalista del gobierno y tendrá que ser una sociedad activista, analítica, que elija bien a sus gobernantes, que exija a sus gobiernos, pero que participe y tome la iniciativa en todos los temas, nunca más una sociedad al margen, nunca más una sociedad inactiva y esperanzada.

El mexicano, el guanajuatense y en especial el leonés, sabrá salir adelante y lo hará fundamentado en sus valores, porque la gente de León es trabajadora, es emprendedora, es progresista, es triunfadora en todos los ámbitos de la vida.

Las crisis que vivimos nos han hecho más fuertes: hoy hemos aprendido que el consumismo solo nos consume. Hoy hemos aprendido que no debemos derrochar, que no debemos desperdiciar ni dinero, ni alimento, ni recursos, que debemos ser respetuosos del planeta, de las plantas y los animales.

Pero lo que más hemos aprendido es que debemos dejar de lado el egoísmo y a ser de nuevo solidarios. Lo que hemos entendido es que el altruismo y la empatía se fundamentan en el amor, y el amor es lo que nos salva.

Brindemos, aunque sea con agua, porque podemos y vamos a recuperar el amor, la salud, la paz y la prosperidad.

Mensaje de Jorge Marcelino Trejo Ortiz

Presidente del Colegio de Abogados del Estado de Guanajuato

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba