Opinión

EL MENOSPRECIADO FRACASO

En la actualidad la gente habla mucho del éxito, todos te desean éxito, se presume mucho sobre el mismo tema, sin embargo, en la sociedad mexicana la gente no habla de las veces que falló, que no alcanzó sus objetivos o que fracasó. Empresarios dando conferencias hablando de lo que es el éxito, el como manejarlo, hablando de como se siente estar en la cúspide de sus sueños. Pocas veces habla de lo que costó llegar a donde están. Muchos no lo dicen por ego, porque no quieren caer de un pedestal en donde la sociedad los tiene, o simplemente porque no quieren compartir la experiencia de los escalones que se deben subir y los obstáculos que deben pasar para llegar al punto en el que se encuentran.

Para los emprendedores es de suma importancia escuchar más que las historias de éxito, las de fracaso, debemos conocer que los empresarios, deportistas, políticos de más éxito no llegaron a donde están en el primer intento. No negaré que algunos “le pegaron” a la primera, sin embargo, la mayoría de todos nosotros tenemos un fracaso en nuestro bolsillo. Este no lo tomemos como algo malo, simplemente como un objetivo no alcanzado que nos ayudará a tener más experiencia en nuestro siguiente intento. Debemos de fracasar para saber a donde no ir, que no intentar, y sobre todo a donde si tenemos que dirigirnos y que si debemos de intentar para logara lo que queremos.

En el ámbito de los negocios las grandes empresas arrancaron siendo pequeñas, tuvieron colaboradores que no cumplieron con sus expectativas, eso también en es un fracaso, y es uno de los que se debe de aprender, ahora saber que perfil de persona no debes tener dentro de tu organización. Algunas empresas tuvieron que pasar experiencias más amargas para aprender, por ejemplo, algunas de ellas no se daban cuenta que había que tener reservas en caja para casos de contingencia, si paran las ventas durante 6 meses ¿que se hace? Nadie tenía idea, la palabra contingencia era muy poco utilizada ya que nuestra cultura no es la de la prevención. Estas empresas son las que durante la pandemia del 2020-2021 han tenido que cerrar, no pudieron pagar completo a sus trabajadores, tuvieron que despedir o como ya lo mencioné, desaparecer.

Este tipo de fracasos son los que los empresarios tenemos que contar a los emprendedores, creo fielmente que de los fracasos se aprende más que de los éxitos. Podría ser mas valioso para los nuevos emprendedores escuchar los fracasos, que experimenten en cabeza ajena sobre las experiencias que los expertos han tenido que pasar para de esta forma tratar de no cometer los mismos errores. Sin embargo, somos seres humanos y tenemos una tendencia a no aprender hasta que lo vivimos, entonces mi recomendación sería, ante el fracaso no te rindas, no cierres, claudiques. Aprende, mejora e intenta nuevamente, porque como un buen delantero en fútbol, de cien tiros que hagas debe de salir uno, lo importante es la práctica, ella es la que te llevará a la mejora continua. Porque la perfección no existe, es algo que debemos tener muy en cuenta también para no obsesionarnos con algo que nunca llegará, debemos de emprender sin esperar a que sea perfecto, porque jamás lo será, entonces hazlo con los medios que tengas y no rindas ante el primer fracaso.

Mtro. Camilo Cervantes

@camilonegociosyfinanzas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba