Internacional

Informe de la ONU urge a centrarse en el metano para salvar el planeta

En cuatro décadas de negociaciones sobre el clima, el mundo se ha centrado intensa y exclusivamente en el gas más abundante que calienta la atmósfera: el dióxido de carbono.

Este año, los científicos instan a centrarse en otro potente gas de efecto invernadero, el metano, como la mejor esperanza del planeta para evitar un calentamiento global catastrófico.

Los países deben hacer “reducciones fuertes, rápidas y sostenidas” de las emisiones de metano, además de recortar las de CO2, advierten los científicos en un informe histórico del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés) publicado este lunes.

La petición podría causar consternación en los países que optan por el gas natural como alternativa más limpia al carbón que emite CO2. También podría suponer un reto para los países en los que la agricultura y la ganadería, especialmente la de vacuno, son industrias importantes.

Pero aunque tanto el metano como el CO2 calientan la atmósfera, los dos gases de efecto invernadero no son iguales. Una sola molécula de CO2 provoca menos calentamiento que una molécula de metano, pero permanece durante cientos de años en la atmósfera, mientras que el metano desaparece en dos décadas.

El informe ejerce “una gran presión sobre el mundo para que se intensifique la lucha contra el metano”, dijo el revisor del informe del IPCC, Durwood Zaelke, presidente del Instituto para la Gobernanza y el Desarrollo Sostenible de Washington DC.

“Reducir el metano es la estrategia más importante y rápida para frenar el calentamiento”, dijo Zaelke.

¿Por qué el metano ahora?

La temperatura media mundial actual ya es 1.1 grados Celsius superior a la media preindustrial, gracias a las emisiones vertidas al aire desde mediados del siglo 19. Pero, según el informe, el mundo habría experimentado un calentamiento adicional de 0.5 grados Celsius si los cielos no estuvieran llenos de contaminación que refleja parte de la radiación solar hacia el espacio.

A medida que el mundo abandone los combustibles fósiles y combata la contaminación atmosférica, esos aerosoles desaparecerán y las temperaturas podrían subir aún más.

Reducir rápidamente el metano podría “contrarrestar” este efecto, al tiempo que mejoraría la calidad del aire, dijo la autora del resumen del informe del IPCC, Maisa Rojas Corradi, científica atmosférica de la Universidad de Chile.

A escala mundial, las emisiones de metano son responsables de alrededor del 30% del calentamiento desde la era preindustrial, según las Naciones Unidas.

Pero el papel del metano, los aerosoles y otros contaminantes climáticos de vida corta no habían sido discutidos por el IPCC hasta ahora.

“El informe llama la atención sobre los beneficios inmediatos de las reducciones significativas de metano, tanto desde el punto de vista de la concentración atmosférica como de los beneficios colaterales para la salud humana derivados de la mejora de la calidad del aire”, declaró Jane Lubchenco, subdirectora de clima y medio ambiente de la Oficina de Política Científica y Tecnológica de la Casa Blanca.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba