Nacional

Industria automotriz en México lucha ante escasez de chips

La escasez global de chips está afectando duramente a los trabajadores automotrices de México, debido a que los empleadores se han visto obligados a recortar la producción, reducir turnos y horas de trabajo e incluso a eliminar empleos por la disrupción en la cadena de suministro.

En Aguascalientes, uno de los principales centros automotrices del país, la crisis de la falta de chips ha obligado a cierres continuos en empleadores grandes y pequeños.

Los cierres temporales se han traducido en salarios perdidos para decenas de miles de empleados aquí y en todo México debido a licencias y despidos, según entrevistas con trabajadores, líderes sindicales y ejecutivos de la industria.

Cuitláhuac Pérez es director general de la firma de autopartes Maindsteel, con sede en Aguascalientes, y director de uno de los clústeres automotrices de la entidad, que promueve la industria.

El directivo dijo que su empresa y otros proveedores de Aguascalientes han estado suspendiendo las operaciones en un promedio de siete a ocho días por mes, ya que los fabricantes de automóviles y otras compañías de repuestos de más arriba en la cadena de proveeduría detienen la producción.

Pérez estima que alrededor de uno de cada cinco trabajadores automotrices locales han perdido su empleo, y el resto ha experimentado considerables recortes salariales desde que se agudizó la escasez de chips hace unos siete u ocho meses. Por contrato, muchos trabajadores inactivos aquí reciben solo la mitad de sus salarios.

“Estamos hablando que la afectación es directa a sus familias”, dijo Pérez.

Los semiconductores son un componente indispensable para los fabricantes de automóviles del mundo, ya que los necesitan para una amplia variedad de sistemas en el vehículo, como seguridad, navegación y entretenimiento.

Los brotes de Covid-19 en lejanos centros fabricantes de semiconductores de Asia han ralentizado su producción. Las consecuencias se han extendido por todo el mundo, y los armadores de automóviles no pueden mantener la fabricación al ritmo de la demanda de vehículos nuevos.

En México, las multinacionales afectadas incluyen a Nissan Motor, el segundo mayor productor automotriz del país. La firma japonesa produce March, Versa y Kicks en la planta de Aguascalientes 1, así como motores en el mismo complejo, en las instalaciones de Powertrain y en Aguascalientes 2 produce el Sentra.

La firma ha hecho al menos cinco cierres temporales en sus instalaciones mexicanas este año debido a problemas de chips, informó Reuters.

El último se produjo a principios de este mes, dijo la compañía, con paros que van de cinco a siete días en sus plantas de Aguascalientes y un cierre de ocho días en su fábrica CIVAC en Morelos, que fabrica el sedán Versa V-Drive y dos camionetas: la NP300 y la Frontier.

La escasez de chips también ha afectado a una planta de ensamblaje de Aguascalientes que operan conjuntamente Daimler AG y Renault-Nissan. La llamada planta COMPAS, que produce la SUV GLB de Mercedes-Benz, ha experimentado “reducciones de turno o interrupciones en la producción”, dijo un portavoz de Mercedes-Benz en comentarios enviados por correo electrónico.

Los estragos por la crisis de semiconductores están pesando sobre la economía de México. La producción de automóviles cayó un 20% a 3.04 millones de vehículos el año pasado, y se prevé que caiga hasta otro 5% en 2021, según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

El sector automotor manufacturero, que emplea a unos 946,000 trabajadores en la actualidad, ha perdido al menos 16,000 puestos de trabajo en la industria automotriz desde fines de 2019, según muestran los datos de la AMIA.

Banco de México proyectó a fines de agosto que los paros en las labores automotrices como resultado de la escasez de chips podrían costar a México hasta 1 punto porcentual del crecimiento previsto del Producto Interno Bruto (PIB) para el cierre de 2021.

Los datos preliminares del PIB del tercer trimestre mostraron que la economía se contrajo entre julio y septiembre, el primer trimestre caída desde que comenzó la recuperación de la pandemia, en parte por problemas en el sector.

La unidad mexicana de la empresa china Minth Group, cuya planta de Aguascalientes suministra repuestos a los fabricantes de automóviles en toda Norteamérica, se encuentra entre las compañías que recortan las horas de trabajo y reducen las posiciones.

La compañía despidió a cerca del 20% de su fuerza laboral este año, según Manuel Ando, ​​director de administración e infraestructura de Minth México, que tiene su planta de Aguascalientes. 

Eso se suma a los recortes anteriores, con una plantilla que ahora es de 1,300 personas, frente a las 2,700 antes de la pandemia por Covid-19, dijo.

Ando relató que la situación fue provocada por una gran cantidad de factores, incluidos la escasez en el suministro de chips, los contratiempos en la cadena logística global y una desaceleración de la producción por parte de sus clientes estadounidenses, muchos de los cuales están lidiando con la falta de trabajadores.

“Como ellos están parados, pues nos detienen a nosotros”, dijo Ando.

Dalila Gómez, que inspecciona repuestos para Minth, se considera afortunada de tener un trabajo. Pero las horas reducidas la han hecho apretarse el cinturón.

Gómez dijo que cuando se detiene la producción, ella recibe solo el 50% de su cheque de pago semanal promedio, que es de alrededor de 60 dólares. La madre de tres hijos dijo que ha recortado una serie de gastos domésticos, incluidos refrescos en el almuerzo y servicio de Internet en el hogar.

“Es triste, triste porque hay muchas personas. Yo me cuento entre ellas, con familia, que a veces son mamás solteras que tienen que mantener (familiares), que tienen que pagar renta”, dijo Gómez. “Yo creo que esto es general”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba